¿Todas las mujeres pueden parir en casa?

 

Acompañamos en casa partos de bajo riesgo, ¿qué significa esto?

 

  • Un único bebe en posición cefálica y a término (a partir de las 37 semanas de gestación)

¿Por qué no antes? Porque aunque el parto puede y normalmente se desarrolla sin complicaciones, ese bebé puede necesitar asistencia por parte de un pediatra, bajo peso, mayor riesgo de hipoglucemias…

A partir de la 42 semanas de gestación se debería firmar un consentimiento especial e individualizar cada caso para valorar la asistencia domiciliaria.

 

  • Mujer embarazada sana, con un embarazo normal.

Mujeres con cardiopatías, hipertensión arterial, epilepsia, diabetes insulinodependiente, alteraciones hematológicas, placenta previa… contraindicaría un parto en casa.

Un bebé diagnosticado intrautero de alguna cardiopatía, malformación, atresia esofágica, CIR … también contraindicaría un parto en casa.

 

Ser portadora de Estreptococo positivo, haber tenido infecciones de orina, Candidiasis o Cesáreas previas, no contraindica un parto en casa.

Un bebe “grande o pequeño por eco”, con vueltas de cordón… no contraindica un parto en casa.

 

  • Aportar seguimiento clínico por parte de su matrona de cabecera/obstetra. Actualmente, el Ministerio de Sanidad recomienda en un embarazo de bajo riesgo haber realizado 2-3 ecografías de control y tres analíticas, una por trimestre.

 

  • No asistiremos en el parto a mujeres que no se hayan realizado seguimiento de embarazo, porque en ese caso no podemos predecir si su embarazo es de bajo o alto riesgo, si hay una alteración hematológica, infección, inserción placentaria…

 

  • Condiciones adecuadas del domicilio: luz, agua caliente, calefacción…

 

  • Distancia a un hospital con servicio de Maternidad inferior a 20-30 minutos

 

  • Contactar con nosotras con el tiempo de haber realizado al menos dos consultas de embarazo, haber abierto historia clínica y estar de acuerdo con tu pareja sobre la decisión de dar a luz en casa

 

  • La decisión de dar a luz en casa debe ser informada y libre, nunca se convencerá a la mujer de nada y se aceptarán las responsabilidades de dicho proceso firmando un consentimiento informado.

 

¡Tú decides, es tu bebe y tu parto!