Arancha Y Carmelo, cómo se prepararon...

11 de Agosto del 2015

Hace ya varios años, mucho antes de pensar siquiera en quedarme embarazada, vi un reportaje sobre violencia obstétrica y las consecuencias de los partos no respetados, tal y como viene sucediendo en España.

A partir del documental, fui más consciente de esta realidad que sufrimos las mujeres y decidí que, llegado el día, haría todo lo posible por informarme y prepararme lo mejor que pudiera para que el día de mi parto estuviese marcado únicamente por las emociones positivas, por la felicidad y por el amor de mi nueva familia.

 

Por ello, nada más conocer la feliz noticia de mi primer embarazo empecé a leer en diversas publicaciones y asociaciones… y una cosa y otra me llevaron a contactar con Amanda, cuyo blog ya me había cautivado hacía tiempo. 

 

Cuando conocí su programa de matronatación y preparación al parto, me pareció de lo más completo y útil y estaba segura que respondería a todas esas preguntas que rondaban mi cabeza; que mitigaría todos esos miedos que atenazaban mi inexperiencia; que me dotaría de las opciones y de la información necesaria para poder decidir libremente y sentirme capaz y poderosa.  

 

Y así ha sido. El curso me ha ayudado a no tener miedo, a comprender que las mujeres llevamos trayendo bebés al mundo desde tiempos inmemoriales y que puedo hacerlo sin sufrir, disfrutando, siendo consciente de la parte más emocional del parto y compartiéndola con mi pareja, el papá de mi hijo, cuya implicación durante el curso ha marcado un antes y un después en su visión sobre embarazo, parto y puerperio. 

 

Ambas partes del curso, la teórica y la parte física en la piscina, se han complementado a la perfección.

La teórica para hablar francamente sobre todo lo que necesitábamos a la vez que Amanda, con su cercanía y profesionalidad, nos “formaba” en todos los aspectos relacionados con esta etapa tan bonita como es el embarazo y su punto culminante, el parto.

 

He de destacar que Amanda ha conseguido crear un ambiente realmente de confianza entre nosotras y hacer que las sesiones fuesen de lo más enriquecedoras. 

 

¿Y qué mejor forma de terminar el día que con unos buenos ejercicios en la piscina? Accesibles a cualquier estado físico, enfocados a trabajar toda la parte implicada en el trabajo de parto, divertidos y estimulantes, los ejercicios del método que lleva a cabo no me han podido parecer más acertados y útiles, además de sentir que realmente me han beneficiado y me serán imprescindibles el día que dé a luz. 

 

Y otro aspecto a destacar es la importancia de la relación que se establece con el resto de mujeres que asisten al curso, ya que te ayuda a sentirte más comprendida e identificada en esta etapa de nuestra vida en la que todo es nuevo y las dudas, miedos y angustias surgen por cualquier cosa. 

 

Me gustaría aclarar también que yo me había informado y leído mucho sobre parto, embarazo …etc. y que, a pesar de todo, el curso y Amanda han cumplido con creces mis expectativas. ¡Lo repetiría sin duda!

 

Arancha

 

Please reload