Gael ya ha llegado!

10 de Febrero del 2016

 

Nació el día 30 y todo ha ido muy bien. 

Nos queríamos quedar tranquilamente en casa el mayor tiempo posible, y al final todo empezó a ir tan rápido que casi no nos da tiempo a llegar al hospital!!

Me desperté con algunas contracciones a las 4 de la mañana, pero luego me volví a dormir hasta las 6.

Entonces ya venían más seguidas, se lo dije a Víctor, y nos pusimos todos contentos, preguntándonos si sería el momento de verdad, ya tenía contracciones cada 10 minutos más o menos, pero pensamos que aún sería largo...

 

Sobre las 9 Víctor se fue a comprar churros y porras para el desayuno (cuando lo contamos todo el mundo se ríe de lo tranquilos que somos...).

Cuando íbamos a desayunar las contracciones ya eran más fuertes, largas y seguidas, cada vez que venía una al principio necesitaba andar y luego me ponía de rodillas apoyada en la pelota o en el sofá, ahí ya me di cuenta de que ya nos teníamos que ir al hospital.

Me di una ducha, que me sentó genial porque el agua caliente me aliviaba un montón y ya nos fuimos.

 

Cuando estábamos llegando al hospital, empecé a sentir ganas de empujar. 

Llegamos a urgencias a las 10:45, nos dan el ticket y nos mandan a la sala de espera, que estaba llena de gente.

Yo le dije a Víctor que no podía estar allí esperando y me metí en el baño, mientras él volvía a la ventanilla a decir que era urgente.

Yo en el baño rompí aguas y ya me vinieron a buscar con una silla de ruedas.

El celador que me subía al paritorio me decía: "tranquila, siendo primeriza esto aún va a tardar, ojalá fuera tan rápido..." y me  quería dejar en la sala de espera del paritorio, también llena de gente, y yo le dije que no quería estar allí, que prefería el pasillo, que tenía que empujar.

Él me decía que no se podía empujar, hasta que me vio que no podía evitarlo y salió corriendo a buscar una matrona, mientras Víctor me sacaba al pasillo.

Sobre las 11:05 la matrona vio que estaba completamente dilatada, me llevaron corriendo a una sala, nada más llegar me tiré de lado en la camilla, me puso el monitor para comprobar que todo estaba bien, enseguida Víctor me dijo emocionadísimo que se le veía la cabecita a Gael, y en 2 o 3 empujones más ya estaba encima de mi...  Nació a las 11:15.

 

Fue todo tan rápido, que ni les dio tiempo a leer el plan de parto, no me pudieron dar antibioticos aunque el exhudado dio positivo y ni nos dio tiempo a donar el cordón umbilical, tanto tiempo pensándolo y al final decidió Gael que se quedaba toda la sangre para él (eso que se lleva). Al nacer midió 50 cm y tuvo un peso de 3,110 kg.

Una semana después la pediatra nos dijo que había ganado peso!!  

 

Fue super bonito, una experiencia increíble!

El dolor de las contracciones lo llevé bastante bien, siempre pensaba que aún iban a venir mucho más fuertes y creo que eso me hizo soportarlas mejor. Eso, el movimiento, y la tranquilidad que mantuvimos los dos todo el tiempo.

Me hice un desgarro grado 2 aunque me dijeron que al músculo había llegado poco. 

 

Gael está muy bien, la lactancia nos costó un poco los primeros días, se me hicieron grietas porque no conseguía que se agarrase bien, pero ya están curadas y cada vez se nos da mejor.

Yo he estado dolorida pero ya estoy muy bien.

También he tenido algunos momentos de bajón y de llorar, ¡es verdad que es duro el posparto!...

 

Pero en general estamos contentísimos con Gael y con cómo ha ido todo, y queremos agradecerte todo lo que aprendimos en las clases, sabemos que si todo salió tan bien, se debe en gran parte a la preparación al parto que tuvimos :) 
 

Un beso muy grande y muchas gracias.
 

Alba, Víctor y Gael

Please reload